La sepia [Sepia Officinalis] se agrupa en el orden de las Sepiidas, es un molusco cefalópodo con 10 tentáculos.


En el mercado, habitualmente, podemos encontrarnos dos tipos de sepia. La sepia orbignyana y la sepia elegans. Esta última es más menuda y no tiene la espina visible. Es muy fácil distinguirlas, ya que no tienen la misma forma ni las mismas ventosas y, el brazo al que llaman de copulación es diferente. Vive en mares y océanos, en agua salada. No suele alejarse más de 150 metros de la costa, pues no habita en zonas profundas. Necesita zonas con arena o tierra, pues una de sus formas de camuflaje es enterrarse. 

La sepia es, fisicamente, alargada con la cabeza bien diferenciada del manto y cuenta con 10 tentáculos, de los cuales 8 poseen ventosas y dos muy largos que utiliza como herramienta de caza.


La sepia se alimenta de crustáceos, langostas y hierbas del fondo marino. Suele cafuflarse a la luz del día y cazar por la noche. Vive por la noche, y se esconde y utiliza sus largos brazos para sorprender a la presa, la caza, la lleva a la boca y con la fuerza de sus mandíbulas la devora. La sepia suele verse atacada por el ser humano, los congríos y las morenas, ya que para el resto de especies pasa desapercibida entre las arenas y corrientes. 


La morfología de esta especie de molusco es muy curiosa, es totalmente simétrica y su espina interior es uno de los aspectos más característicos, ya que algunos especialistas comentan que, esta especie es como un fósil con vida. Pues bien, la sepia presenta dos partes muy diferenciadas en su cuerpo. Por un lado, el cefalopodio, donde están la cabeza, los brazos, los tentáculos, los apéndices y el sifón; y, el viceropáleo, que es el cuerpo, donde tiene las branquias y las vísceras. Esta parte hay que limpiarla con mucho cuidado para que no se rompan los tejidos de las vísceras y deje sabor en el plato. 


El mejor momento para tomar sepia fresca y de calidad a buen precio es el verano. Los meses de más calor ¿Por qué? Las sepias viven sobre los 2 años y, su puesta de huevos suele ser en primavaera, entre corales; protegen los huevos con la tinta, para camuflarlos. Cuando se reproducen suelen acercarse más a las costas y zonas con temperaturas más altas, para proteger todavía más a las crías. 


La sepia no suele criarse en psicifactorías. El arte de pesca es tradicional y suele seguirse de generación en generación. Su hábitat es el Mediterráneo y el Atlántico. 


Los métodos de pesca principales para la sepia son:

  • Arte de Poteras : Famosa por ser el arte de pesca más habitual para el calamar. Se trata de utilizar un círculo brillantes, que con los destellos de la luz y el agua, atraen a los cefalópodos. Esa base tiene unos anzuelos ocultos y unas hileras. Se sitúan de forma estratégica para que parezca un animal, los cefalópodos se aproximes y piquen el anzuelo.
  • Arte de nasas: Se utiliza sobre todo en Galicia y el cantábrico para la pesca del centollo, las nécoras, las langostas... Es una especie de jaula, que se suele elaborar artesanalmente, con entrada y sin salida. Se consigue atraer a los animales y, una vez dentro, éstos ya no pueden salir.

Formas de comer y cocinar la sepia

La sepia, se puede preparar de muchas formas. Una de las más comunes es la sepia a la plancha con una salsa de ajo, aceite y perejil. También se puede preparar en guisos, en arroces o sola con un buen vino. Lo que si debemos tener en cuenta es que sea una sepia fresca. El sabor y la textura de la sepia fresca de la congela cambia mucho y, lo cierto es que, con lo tierna y sabrosa que está la sepia fresca y la diferencia de precio de una a otra... es preferible la sepia fresca.

Trucos para preparar y conservar la sepia:

  • Siempre que limpiemos la sepa antes de cocinarla o congelarla tenemos que tener en cuenta que, si no quitamos toda la arena luego resulta algo desagradable el crujido. Por lo que uno de los trucos para limpiarla es darle la vuelta y dejarla a remojo en el fregadero unos 20 minutos, así saldrá toda la arenilla de los tentáculo.
  • Si vamos a tomarla al día siguiente, debemos guardarla en la nevera limpia y sin tinta. Sino amarguea y la arena como que se incrusta en la piel.
  • A la hora de cocinar la sepa hay que tener en cuenta que, si nos pasamos de cocción o no llegamos al punto se queda dura y pierde mucho sabor, por lo que, aquí os dejamos unas ideas sobre como cocinar sepia para que quede blandita.
  • Para eliminar el olor a sepia de la plancha u olla donde la preparemos, una vez hemos terminado la dejamos con leche al fuego, que rompa a hervir. Lo apartamos del fuego y dejamos como una hora, cuando vayamos a fregarla ya no olerá a pescado.

La Sepia y la Salud

La sepia es uno de los moluscos que más valor energético aporta al cuerpo humano. Además, es una fuente de proteínas y, a la vez, de colesterol. Los pacientes con colesterol y triglicéridos, apenas pueden tomar sepia, es una especie grasa, muy sabrosa y de carne dura, lo que hace que no sea muy recomendada para estos enfermos, aunque, sin abusar y en su justa medida, es un joya del mar para la salud. A diferencia de otros productos del mar, la sepia no tiene fibra, ni calcio, ni hierro ni Zinc.

¿Sabías que...?

La sepia se llama sepia por el color de su tinta. A diferencia del calamar, que tiene la tinta negra, éste cefalópodo tiene la tinta color sepia.

La sepia cambia de color dependiendo del estado anímico en que se encuentre. Si se siente relajada, con miedo... va cogiendo unas u otras tonalidades. Habitualmente es del color de la arena, ya que utiliza, como el camaleón, su piel para camuflarse y, ella sola puede cambiar el color de su piel, de forma inmediata.

Al igual que otras especies marinas, la sepia realiza varias puestas de huevo a lo largo de su vida, y puede llegar a poner más de 3000 huevos. Tardan 2 meses en eclosionar los huevos y, el resultado son sepias totalmente formadas de no más de un centímetro de largo. 

La sepia faraón es una de las especies más grandes del mundo. Se caracterizan por su color, ya que parece que lleven puesto el pijama por sus franjas negras en la piel. Pueden llegar a medir medio metro y se encuentran en el océano Índico. 

Las sepias mantienen relaciones de cortejo con los machos antes de reproducirse. Durante la fase de celo, el macho utiliza su brazo de cópula para introducir los espermatozoides en la hembra. Al poco tiempo empiezan a posarse los huevos y a los pocos meses resultan sepias de 1 centímetro de longitud. 

El macho no se separa de la sepia que ha fecundado, suele acompañarla, desde el cortejo hasta que muere.