¿Que es el carpaccio?

El carpaccio es un sabroso y sencillo manjar que se elabora con alimentos crudos, cortados en finas láminas casi transparentes, macerados generalmente con zumo de limón o con aceite de oliva extra virgen, pimienta y es decorado con queso parmesano en virutas o rayado. 

¿Cuales son los ingredientes del carpaccio?

Actualmente el carpaccio es una receta muy popular en la gastronomía de buena parte del mundo, con sus variantes en aderezos, ingredientes y presentaciones. Es posible degustar "carpaccio de atún", "carpaccio de pulpo", "carpaccio de langostinos", "carpaccio de salmón", etc.

¿Consideraciones de salud al preparar carpaccio?

A fin de conseguir un plato fresco, rico y saludable, la calidad de los alimentos crudos con que se elabora el carpaccio debe ser excelente, ya que la carne es especialmente vulnerable a la colonización de bacterias. Son muchas las precauciones que hay que tomar a la hora de preparar un carpaccio, desde la selección de la materia prima hasta su manipulación en nuestra cocina a fin de evitar intoxicaciones alimentarias. Se recomienda especial precaución a las mujeres embarazadas.

¿Principal característica del carpaccio?

El carpaccio es una receta muy popular, aunque quizá no todos se han atrevido a degustarlo porque, en general, no existe un gusto natural por la carne cruda (su principal característica); aún así, es fácil que una vez que se prueba el carpaccio se cambie de opinión.

¿Cual es el origen del carpaccio?

Si bien el origen exacto del plato se ignora, se suele afirmar que data de mediados del siglo XX y que procede de la invención del chef Giuseppe Cipriani en el Harry´s Bar de Venecia, Italia.


Según la leyenda, la condesa Amalia Nani Mocenigo, se presento ante el chef explicándole que su médico le había impuesto una dieta y que no le permitía el consumo de carne cocinada.

 

El chef pensó entonces en servirle la carne cruda, así que dispuso en un plato finas láminas cortadas a cuchillo de un solomillo de buey al que le buscó un buen aderezo, mayonesa con un poco de mostaza y salsa inglesa. El caso es que a la condesa le encantó el plato y le preguntó a Giussepe por su nombre, para poder pedirlo en futuras ocasiones, éste se apresuró a ponerle el nombre el pintor Carpaccio, seguramente por la similitud de los colores del platillo (rojo y amarillo) con las obras del pintor renacentista italiano Vittore Carpaccio (1460-1526), un gran artista veneciano cuyos trabajos estaban exhibidos en Venencia ese año. La condesa se fue contenta y nació un nuevo plato para la gastronomía internacional. 

 

Algunas de las pinturas de Carpaccio sobrevivieron, hoy se exponen en la Galleria dell'Accademia; sin embargo, ninguna de ellas tiene temas relacionados con comida.